Aprende Reiki en Santo Domingo

Sábado 24 y domingo 25 de junio

Hola gente bella,

El calor va aumentando, las actividades escolares van disminuyendo y mi cuerpo-alma va entrando en su proceso de descanso y renovación anual.  Esta alquimia viene patrocinada por la medicina más potente de esta isla: el mar y sus horizontes despejados, la arena bajo unos pies descalzos y el sol luciéndosela siempre. Agrega a eso la compañía de mi pequeña tribu familiar, el silencio (un producto difícil de conseguir en Santo Domingo) y una pila de libros que tiendo a devorar uno detrás de otro y tiene usted una persona que feliz.

Pero antes, como forma de cerrar esta primera mitad del año les invito al último curso de Reiki I de la temporada: Sábado 24 y domingo 25 de junio. De 9 a 5pm ambos días.


Como no lo he avisado con mucho tiempo de antelación y mi participación en las redes ha sido mínima lo más probable es que este sea un curso pequeño e íntimo. Por eso te invito a que si has estado queriendo hacer el curso y no te has decidido, aprovecha esta oportunidad de darle un impulso de luz, energía pura y sanación a tu alma con un grupo de personas que buscan lo mismo que tú.

Colocar las manos con la intención de dar consuelo, apoyo y amor a una o uno mismo y a los demás puede ser la llave que abra de par en par las puertas de la alegría. El Reiki es un arte fácil de aprender y practicar, una herramienta que podrás llevar contigo por el resto de tu vida sin importar donde estés o cuánto tiempo haya pasado desde que lo aprendiste. Una práctica  que siempre empieza contigo y desde ahí, a su ritmo, se expande hacia los demás.

Si sientes que este es el momento de hacer el curso puedes pasar por aquí para tener los detalles de cómo inscribirte. La reciprocidad son 6,500 pesos e incluye los almuerzos y meriendas de ambos días, manual, certificados y un ambiente saturado de cariño y atención.

 

Ojalá que puedas venir, pero aún si este no es el momento, deseo que encuentres el camino hacia la fuente interminable de alegría, paz, salud y esperanza que brota desde dentro bendiciéndote a ti y a tu mundo.

Un fuerte abrazo,

Carolina
0 comments