Preguntas Frecuentes: Reiki

¿Qué es el Reiki?

Es una práctica de sanación vibracional y espiritual que nos ayuda a equilibrar el cuerpo, la mente, las emociones y a facilitar que entremos en contacto con nuestro más profundo y verdadero Ser. Desde ese punto, grandes transformaciones se hacen posibles.

¿De dónde vino el Reiki?

El Reiki, como lo conocemos hoy en día, se originó a principios del siglo XX en Japón con Mikao Usui, un buscador espiritual incansable.

A través de años de experiencia y de una profunda revelación que sucedió después de un retiro en ayuno de tres semanas, organizó una serie de prácticas espirituales que incluían prácticas de sanación y las enseñó desde 1922 hasta su muerte en 1926.

Puedes leer un poco de su historia aquí.

¿El Reiki es una religión?

No lo es. Es una práctica espiritual, eso sí. A diferencia de una religión no tiene una serie de dogmas y creencias a las que debes atenerte. Tampoco necesita que dejes de lado tu propio camino espiritual, religioso o la falta de ellos para recibir un tratamiento, tomar un curso o tú misma ofrecer Reiki a otras personas una vez te hayas iniciado.

Al contrario, el Reiki tiene la particularidad de intensificar y profundizar la práctica que ya lleves o actuar por sí solo. En mis clases y consulta he tenido personas de diversas nacionalidades, religiones y creencias y todos se benefician al integrar el Reiki en sus vidas.

¿Cualquiera puede aprender a practicar Reiki?

Cualquier persona, no importa su estado de salud o condición física y que tenga el interés de aprender puede hacerlo. Se aprende a través de un curso que se asiste en persona y con un maestro o maestra calificada. El nivel de competencia que se adquiera depende, como casi todo en la vida, de lo mucho que se use y se practique.

¿Hay algún peligro en recibir o dar Reiki?

El Reiki no tiene ninguna contraindicación médica. Es de suma ayuda en cualquier procedimiento médico que estés llevando, ya sea tradicional o alternativo. Puede ser usado en cualquier momento de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte.

En Estados Unidos y Europa hay prestigiosos hospitales que ofrecen Reiki como parte de sus servicios complementarios como en el New York-Presbyterian Hospital (New York City), el M.D. Anderson Cancer Center (Houston), el George Washington University Hospital (Washington, D.C.), hospitales públicos como el Ramón y Cajal de Madrid, el de Guadarrama, el Virgen de la Macarena (Sevilla), entre  muchos otros.

¿Es el Reiki sustituto de la medicina convencional?

No. El Reiki no se debe usar para sustituir la atención médica necesaria. No es una práctica “alternativa”, es una práctica “complementaria”. Ayuda a que los tratamientos sean más eficaces, disminuye los efectos secundarios de algunos tratamientos y aumenta la efectividad de los procedimientos médicos.

Cuando la persona está equilibrada e íntegra, lo que sea que esté pasando en su vida va a ser experimentado desde un espacio de mayor bienestar, sabiduría y conexión espiritual; el Reiki es maravilloso para esos fines. Y sí, a veces suceden cosas que parecen milagrosas.

¿Se me va a pegar tu energía si me haces Reiki?

No. Ni a mi la tuya. Mejor aún, las dos terminaremos revitalizadas.

Lo que pasa es que con el Reiki se trabaja con una pulsación espiritual y de sanación proveniente de la fuente más pura. Fluye a través de mi y evoca esa vibración pura en ti, así va limpiando y sanando sutilmente todo lo que toca.

Es como una calle de una vía (en un país donde se respeten las leyes de tránsito), no hay carros devolviéndose de un lado a otro, todo el mundo sabe por dónde tiene que ir.

¿Por qué solo usas el pronombre femenino? ¿Esto es solo para mujeres?

Soy amante de la palabra, los idiomas y la fluidez. En esta lengua de Cervantes… y de Rita Indiana, estamos acostumbrados/as a utilizar el pronombre masculino para incluir a ambos géneros, si se quiere englobar más pues se usa ambas versiones de cada palabra (todos/todas, cansado/cansada). Ninguna de las dos me ha cuadrado a la hora de escribir el material que leen en esta página.

Así es que en honor a la fluidez de la que escribe y de las que leen (que por lo regular son mujeres) seguiré usando mayormente el pronombre femenino.

Algunos de mis más queridos clientes, lectores y alumnos son hombres. Por favor, sustituyan el pronombre cuando lean y sientan que hay algo valioso para ustedes en mis palabras.

 

vector copia